BEBÉ RECIÉN NACIDO DE 0 A 3 MESES

Tener un bebé recién nacido, es una de las mejores experiencias del mundo, luego de 9 meses de expectación, por fin ya lo tienes en brazos, lo miras y no puedes creer lo maravilloso y perfecto que es ¡tan chiquitito!, ¿cómo es posible que una manita tan chiquita esté tan bien formada? de seguro alguna vez te lo preguntaste.

Ahora también  con la llegada del bebé sientes la responsabilidad y necesidad de proteger y cuidar a tu pequeño, y lo más probable es que te preguntes qué necesita un bebé recién nacido?

En este periodo es importante atender las necesidades del bebé con rapidez, ya que éste no puede valerse por sí mismo, y no cuenta con la habilidad de posponerlas. Por ello, es importante que conozcas como atender todas estas necesidades  para lograr que tu bebé crezca sano y feliz.

A continuación te mostraremos cuales son éstas necesidades, y lo más importante, te enseñaremos a suplir cada una de ellas.

Alimentación en Bebé Recién Nacido De 0 A 3 Meses

Al momento de nacer,  desde el primer contacto que tiene tú bebé contigo es para alimentarse. Seas primeriza o no, este será un momento mágico y muy emocionante. Amamantar a tu bebé crea un vínculo único entre tú y tu pequeño, un vínculo inquebrantable… a la vez que él conocerá tu olor, escuchará el sonido de tu voz, y aunque tu bebé recién nacido no puede verte bien; con sentir el contacto de tu piel, olerte y escucharte lo harás el bebé más feliz del mundo.

Por eso es súper importante que desde ya aprendas todo lo relacionado a la lactancia materna y a como amamantar a un bebé recién nacido, para que puedas lactar exitosamente a tu pequeño y ayudarlo a crecer sano y feliz.

La Leche Materna

La leche materna que produces para amamantar a tu pequeño, es el único alimento que suplirá todas sus necesidades nutricionales, aun cuando tu alimentación no sea la más adecuada, tu cuerpo se las ingeniará para crear la leche con todos las vitaminas y minerales que consiga en tu reserva y obtener así una mezcla óptima para tu bebé.

¿Quiere decir esto que tu alimentación no importa? ¡Claro que importa! pues tu organismo utiliza las reservas de minerales y vitaminas que encuentre en tu cuerpo, si continúas con una mala alimentación, tus reservas se terminarán, y ahí es cuando esto puede perjudicar tu salud y la de tu pequeño.

Es de suma importancia que comprendas que tu alimentación es súper importante para amamantar a tu bebé, comer bajo en calorías; cómo hacer dietas, o haciendo mucho énfasis en un solo tipo de alimento puede ocasionar que la cantidad de leche que produzcas se vea afectada así como la calidad.

bebés de o a 3 meses

 

Beneficios De La Leche Materna Para La Madre Y El Bebé Recién Nacido

Al amamantar a tu bebé disfrutarán tanto tú como él, de los siguientes beneficios:

En el bebé:

  • Colabora en el desarrollo emocional y afectivo entre mamá e hijo.
  • Contiene todos los nutrientes que necesita tu bebé.
  • Fortalece su sistema digestivo.
  • Ayuda a un correcto desarrollo mandibular del pequeño.
  • Protege al bebé de enfermedades infecciosas
  • Reduce el riesgo de desarrollar alergias.
  • Siempre está a la temperatura adecuada.
  • Fortalece su sistema inmune.

En la madre:

  • Disminuye la hemorragia postparto
  • Ayuda al útero a regresar a su tamaño normal.
  • Disminuye el riesgo de padecer depresión postparto.
  • Facilita la pérdida de peso.
  • Es gratis
  • No amerita de ningún tipo de preparación
  • La llevas a donde vayas

¿Cuándo Debe Iniciarse La Lactancia Materna?

Lo recomendable es empezar lo más rápido, de ser posible en la misma sala de parto. La succión del bebé estimula la producción de prolactina en la madre, lo que facilitará la producción de leche.

¿Cada Cuánto Tiempo Debo Amamantar A Mi Bebé?

Los pediatras recomiendan darle de mamar al bebé “a demanda”, lo que quiere decir, cada vez que el recién nacido lo pida. Tu bebé no tiene un hábito creado para el tiempo en que necesita mamar, pero poco a poco lo creará. Para facilitar la adaptación del bebé a su nuevo entorno deberá permanecer el mayor tiempo posible con su madre.

¿Qué hago si mi bebé recién nacido no se despierta después de 3 horas?

Hay bebés que son tan tranquilos que duermen muy profundo y no reclaman comer. ¿Debemos esperar que despierten? No, lo más recomendable es tomar al bebé de la cuna e intentar despertarlo. Luego que esté despierto darle el pecho, la duración de la toma varía de recién nacido a recién nacido y la determina el tiempo de respuesta del bebé. Puede que al inicio necesite durar más tiempo tomando pecho y luego al pasar de los meses sea por un periodo más corto.

¿Cómo debes alimentarte mientras amamantas a tu bebé?

Tu nutrición es uno de los factores más importantes cuando lactas. Debes de alimentarte de una manera equilibrada, y no olvides nunca tomar por lo mínimo 2 litros de líquido por día.

La composición de la leche materna varía de mujer a mujer, ya que depende de la alimentación de cada una. Por ello es muy importante que tomes a consideración los siguientes aspectos:

  • Comer granos, cereales, frutas y vegetales frescos. Estos suministran las dosis que necesitamos de proteínas, hierro y calcio que necesitas para amamantar a tu bebé.
  • No te preocupes por las calorías. Por regla las mujeres que dan pecho necesitan de 200 a 500 calorías más que las mujeres que no amamantan. Esto indica que deberías consumir un mínimo de 2500 a 2700 calorías al día. Pero no te preocupes contando calorías, come de acuerdo al hambre que sientas, pero siempre escogiendo comida saludable.
  • Perder peso es posible pero poco a poco. Es cierto que algunas mamás rebajan mucho de peso mientras amamantan, mientras que otras no rebajan casi nada. Cada mujer es distinta, y todo varía de acuerdo al metabolismo y a la actividad que tengas en el día. Lo ideal es que si quieres adelgazar, lo hagas poco a poco. Según los especialistas lo ideal es intentar adelgazar cuando el bebé ya tenga más de 6 meses. Puedes rebajar 1.5 libras por semana, ya que si rebajas muy rápido, este proceso hace que la liberación de toxinas que salen de la grasa vayan a nuestro torrente sanguíneo y por ende terminen saliendo por la leche materna perjudicando a nuestro bebé.
  • El pescado es buenísimo, pero cuídate de ciertos tipos. El pescado sobre todo el de agua fría, contiene ácidos grasos de la vitamina omega-3, conocidas como DHA y EPA, los cuales están demostrado son importantísimos para el desarrollo del cerebro, ojos y sistema nervioso de tu bebé. Estos ácidos grasos los consume el bebé a través de la leche materna.

Más sin embargo hay 4 tipos específicos de pescado que contienen contaminantes que son nocivos para las mujeres embarazadas y  las lactantes, por sus altos niveles de mercurio: el tiburón, el pez espada, la caballa y el matejuelo o también conocido como blanquillo. Así mismo, el atún enlatado blanco o albacora, el cual suele tener tres tipos de contaminantes más altos que otros tipos de atún.

   

  • Evita el alcohol, en lo sumo posible. Durante la lactancia lo más recomendable es evitar el alcohol, ya que este se filtra a la leche materna y por ende es consumido por el bebé,  lo cual puede ocasionarle malestares, irritación en el estómago e incluso mareos, esto sin contar lo perjudicial que es para la producción de leche, ya que esta se ve aminorada por los efectos del alcohol.

Si quieres disfrutar de una reunión social, y quieres tomarte unas copitas de licor, no olvides que este se transfiere a la leche en niveles de intensidad tal cual lo hace en el torrente sanguíneo. Así que lo ideal es que dejes de tomar dos horas antes de darle el pecho a tu bebé, para que los niveles de alcohol bajen en tu sangre y así mismo harán en tu pecho.

Olvídate de la creencia que tienen algunas mamás, que piensan que con extraerse la leche, eliminan el alcohol, solo debes dejar de tomar y esperar varias horas. Luego puedes dar pecho a tu bebé. Aunque la leche contenga alcohol, por lo menos los niveles serán lo suficientemente bajos para no ocasionarle malestares al bebé.

Por el bienestar del pequeño, lo ideal es que nunca tomes alcohol mientras lo amamantas.

  • Mucha agua y poco café. Para producir leche y poder amamantar a tu bebé, tu cuerpo necesita al menos 16 tazas de líquidos al día, incluidos los que tienen las comidas, tales como la sopa, caldos y frutas. Claro está no tienes que medir la cantidad de líquidos que consumes minuciosamente ¿Cómo puedes saber que estas tomando la cantidad de líquidos  necesarios? Es muy sencillo, si orinas clarito, es una buena señal de que estás hidratada y estas tomando los líquidos necesarios para amamantar a tu pequeño.

Por otra parte el café, en exceso se acumula en el sistema de tu bebé, por lo que no es recomendable que tomes más de dos tazas al día.

  • Sigue con tus vitaminas.  Los especialistas recomiendan continuar con las vitaminas prenatales, por lo menos durante 3 meses más después del parto. Naturalmente los suplementos no sustituyen una comida saludable, pero sirven de refuerzos para ayudar a mantenerte sana y fuerte y por ende a producir leche de buena calidad. Estas vitaminas serian el calcio, vitamina D y DHA.

Leche De Fórmulas O Infantiles

Las leches para bebés recién nacidos o también conocidas como fórmulas lácteas, están elaboradas a base de leche de vaca, la cual es modificada para asemejarla lo sumo posible a la leche materna. Estas fórmulas fueron creadas como una alternativa para aquellas madres que por una razón mayor no pueden amamantar a sus bebés.

Tu pediatra será el encargado de escoger la fórmula que mejor se adapte según la necesidad de tu pequeño.

Hay tres grupos principales de leche infantiles:

  1. Leche de Inicio: Ideadas para bebés de 0 a 6 meses.
  2. Leche De Continuación: Para bebés de 6 a 12 meses.
  3. Leches De Crecimiento: Para infantes de 12 meses a 3 años.

También varían la fórmula de acuerdo al componente principal, hay unas a base de leche de vaca como dijimos, y otra a base de leche de soya, para bebés intolerantes a la lactosa. La cantidad de producto a utilizar viene explicada en la parte trasera de la lata, generalmente la proporción es generalmente de una medida por onza.

bebés recién nacidos Salud

 

 

La Salud De Tu Bebé Recién Nacido

 

El pilar fundamental de la salud de nuestro bebé es la alimentación, pero también hay otros factores que influyen en el bienestar físico y mental del bebé recién nacido, así que es muy probable que te preguntes: ¿Cómo cuidar a mi bebé recién nacido? Y una de las respuestas es estando al tanto de aprender a entender todas las señales que emite el cuerpecito y actitudes de tu bebé cuando no se siente bien, para que puedas identificar el problema y buscar una solución.

Por más que el bebé se alimente como es debido y tu sigas todas las recomendaciones dadas, es imposible evitar que nuestro pequeño se enferme, claro está, hay bebés más propensos a enfermarse que otros. Por eso es importante que sepamos cuales son las enfermedades que más lo atacan y cómo lidiar con ellas.

Las Vacunas

Una herramienta clave a la cuales todos tenemos acceso y debemos utilizar para prevenir las enfermedades en nuestro bebé son las vacunas. Las vacunas ayudan al pequeño a prevenir enfermedades infecciosas. Lo cual es de suma importancia, porque cuando los bebés están tan pequeñitos no poseen suficientes defensas en su organismo.

Por ello es importante que antes de nacer tu bebé, tú te vacunes y luego de él nacer, colocarles las vacunas que corresponden de acuerdo al calendario nacional de vacunas. Estas son un derecho y también una responsabilidad.

A continuación te describiremos las vacunas para bebés recién nacidos de 0 meses a 3 meses.

Bebé recién nacido

Hepatitis B

Cómo bien dice su nombre, protege al infante en contra de la hepatitis B. Se recomienda aplicarla dentro de las 12 horas de nacido el pequeño. Se inyecta en la pierna. Específicamente en el muslo de la pierna.

BCG

Protege al infante frente a de la tuberculosis, y se recomienda aplicarla antes de dejar la clínica, dentro de los siguientes 7 días de nacimiento. Se aplica en el brazo derecho y normalmente deja una cicatriz.

Bebés de 2 meses

Neumococo

esta vacuna protege contra una bacteria que ocasiona enfermedades tales como la meningitis y la neumonía.

Pentavalente o Quíntuple

Esta vacuna previene un gran número de enfermedades tales como: la tos convulsa, la difteria, la hepatitis B y un tipo de meningitis ocasionada por Haemophilus influenza tipo B.

Polio
 Previene la poliomielitis.
Rotavirus

Esta vacuna se aplica en gotas en la boquita del bebé, y elimina el riesgo de contraer el rotavirus, el tipo de diarrea más común que se da en niños menores de 5 años. 

A pesar de aplicar todas las vacunas a tu bebé, es muy probable que éste se enferme en algún momento, así que es importante que sepas cuales son las enfermedades más comunes en los bebés de 0 a 3 meses, para que tengas idea de cómo actuar.

Enfermedades Más Comunes En Tu Bebé Recién Nacido

Es bastante común en los bebés, sobre todo cuando están tan pequeños, que sufran algún tipo de enfermedad, típica de esa etapa, entre las más comunes tenemos: la dermatitis por el uso del pañal, los cólicos,  estreñimiento y regurgitaciones.

Conocer los síntomas de cada una de las enfermedades que más atacan a los bebés en sus primeros tres meses, nos permitirá identificarlas y averiguar el medio o tratamiento más idóneo.

Dermatitis Por el uso de pañal

La dermatitis aparece en forma de irritación o erupción en la piel que está debajo del pañal, generalmente en las nalguitas del bebé, en la zona perianal y en la ingle, si se trata correctamente no dura más de dos a tres días.

Consejo: Mantener la zona limpia y seca, cambiar el pañal frecuentemente y aplicar una crema dermo-protectora, la más utilizada son las que tienen como componente activo el óxido de zinc.  

Cólicos del lactante

suele aparecer en la 2da y 3era semana de vida del bebé, lo padece 1 de 4 bebés menores de 6 meses, así que es bastante común. Los síntomas suelen extenderse hasta el 3er mes. Puedes identificar si tu bebé tiene cólicos por el llanto ininterrumpido y desesperado del pequeño, mueve mucho las piernas y tiene sonidos en su barriguita.

Los gases son los principales causantes del dolor de cólico, también puede empeorar el cuadro si el bebé es intolerante a la lactosa.

Consejo: Es muy importante consultar a tu pediatra para hacer un cambio de leche infantil de ser necesario. Mientras, puedes tomar a tu bebé en brazos y darle palmaditas en la espalda para ayudarlo a expulsar los gases.  Los bebés que solo toman leche materna son muy pocos propensos a sufrir de cólicos.


Estreñimiento en bebé recién nacido

el estreñimiento en bebés de 1 mes en adelante es muy común, porque generalmente es cuando las mamás comienzan a cambiar la dieta del bebé, como por ejemplo incorporar leche de formula a cambio de la leche materna, o alternar ambas, ya sea porque trabajan y no pueden amamantarlos siempre o por alguna otra razón, esta costumbre entre otras causas, pueden ocasionar el endurecimiento de las heces del bebé. Suponiendo un sufrimiento innecesario para el bebé, ya que debe hacer un gran esfuerzo para evacuar y a veces soportar dolor.

Consejo: Consulta a tu pediatra para una revisión y quizás te recomiende cambiar la fórmula que tome tu pequeño. En casa puedes ayudar a tu bebé con leves masajes alrededor del ombligo en dirección a las agujas del reloj. También acostarlo en la cama y tomarle las piernitas y flexionarlas y moverlas en forma de círculo lentamente.

Regurgitaciones

Las regurgitaciones son un problema digestivo muy común en los recién nacidos, pero según los pediatras es importante saber diferenciarla de los vómitos, ya que estos últimos si son muy frecuentes indican un problema mayor. El bebé regurgita porque al mezclarse la leche con los ácidos estomacales, ésta se devuelve a la boca debido a la inmadurez del esfínter, que es el encargado de cerrar la entrada del estómago, y así evitar que el alimento se regrese. Por lo que el bebé escupe o expulsa poquitas cantidades de vómito sin mucha fuerza a diferencia de los vómitos normales.

Este trastorno desaparece comúnmente a partir de los 6  a 12 meses de edad, que es cuando los músculos del estómago consiguen la fuerza necesaria.

Consejo: Mantén al bebé recién nacido en posición vertical después de cada toma, así evitamos que la comida se regrese.Alimenta al infante de manera que este no quede lleno, procura más bien dale menos comida, pero más veces durante el día.Y por último acuesta al bebé de medio lado, para que si regurgita no se ahogue con el vómito. Y no olvides siempre consultar con tu pediatra.

el sueño en bebé recién nacido
 

El Sueño en bebé Recién Nacido

Los bebés con muy poco tiempo de nacidos, tienden a dormir en demasía, pero en intervalos que no pasan de 3 a 4 horas seguidas cuando mucho, a consecuencia de esto tus horarios de sueños se pueden ver interrumpidos por los hábitos de tu pequeño. De seguro tendrás que levantarte varias veces en la noche para amamantar, cambiar pañales y dormir de nuevo al bebé, lo cual puede llegar a ser muy agotador.

Posiblemente has investigado por horas en el internet,  porque deseas saber cómo dormir a un bebé recién nacido y no morir en el intento. Lo primordial que debes comprender, es que tu bebé recién nacido tiene su patrón de sueño propio, el cual es natural y necesario para la etapa que se encuentra, y muy importante para el desarrollo de su cerebro.

¿Qué queremos decirte con esto? Queremos decirte que no vamos a engañarte diciéndote que hay una cura milagrosa que hará que tu pequeño duerma toda la noche ¡pues no la hay! Como recordarás, en las primeras semanas de vida es necesario que el pequeño se alimente como mínimo cada 3 horas, aun cuando no lo pida.  Así que por naturaleza deberá despertarse cada 3 horas en la noche y lo mismo tendrás que hacer tú.

Sé que muy probablemente te encuentres agotada, pero recuerda como máximo eso será sólo en el primer mes o a más tardar el 2do mes, pues el bebé con el pasar de las semanas comienza a dormir periodos más cortos en el día y más largos en la noche.

Cómo Lograr Hábitos De Sueño Saludable En Tu Pequeño

A continuación te mostraremos una lista de recomendaciones que te ayudaran a crear buenos hábitos de sueños en tú bebe:

Conoce las señales que indican que tú bebe está cansado

Desde que tu bebé nace hasta aproximadamente las siguientes seis semanas de vida, lo normal es que se mantenga despierto alrededor de dos horas, de no ser así es posible que tu bebe empiece a  sentirse muy irritable y cansado, por lo que se le dificultaría conciliar el sueño.

Así que para detectar si ya es hora de irse a la cuna deberás identificar cuando se encuentre somnoliento, Qué señales nos indican esto? Si ves que tu bebé recién nacido se frota los ojos, está molesto o jalándose las orejas de seguro es que ya quiere dormir, llévalo de inmediato a su cuna.

Con el pasar de los días, te acostumbrarás a las señales de tu bebé, e instintivamente ya sabrás cuáles son sus horarios de sueño.

Enséñale a distinguir el día de la noche

La mayoría de los bebés son cómo búhos, quizás te acordarás que cuando estaba en tu pancita, la hora de dormir era su hora especial para hacer sus acrobacias. Así mismo ocurre cuando nacen, están muy tranquilos y duermen mucho durante el día, pero pareciera darle energía la noche, pues lucen despiertos y alertas.

En las primeras dos semanas no hay nada que puedas hacer al respecto, pues es necesario que te mantengas alimentándolo cada 3 horas para evitar una baja de azúcar en sangre. Pero luego que ya han pasado las dos semanas, ya podrás irle enseñando a diferenciar el día de la noche.

Cuando esté despierto durante el día, juega lo máximo que puedas con él, mantén la casa y la habitación con mucha luz, y no te preocupes por el ruido, deja que todo lo que suena, suene sin temor alguno, como lo es el televisor, los celulares, el timbre etc. Si es posible sácalo a dar un paseo matutino. Déjalo dormir menos de lo normal.

Por la noche, mantén la luz de la habitación bajita, minimiza los ruidos, no juegues con él y háblale bajito. El bebé comenzará a notar la diferencia del día a la noche, y poco a poco entenderá que la noche es para dormir y el día para jugar.


Por la noche, no juegues con él mientras se despierte. Mantén las luces y el nivel de ruido bajos, y háblale bajito, así el bebé identificará la noche para dormir.

Crea una rutina de ir a la cuna

Crea una rutina para ir a dormir, como por ejemplo darle un baño con agua tibia, ponerle un pijama y cantarle una canción.

Deja que se quede dormido por sí solo

Jodi Mindell autora del libro Dormir toda la noche sugiere que cuando el bebé tenga de 6 a 8 semanas, lo ideal sería acostarlo en la cuna cuando se encuentre con sueño, más no dormido, para que el bebé se duerma por si solo, nunca mecerlo ni amamantarlo,  ya que si acostumbras a dormir a tu bebé de esa manera no podrás quejarte porque luego no quiera dormirse de otra.

Consejos para llevar a cabo antes de dormir
  • Acostar a tu bebé boca arriba.
  • Darle de tomar pecho al bebé antes de dormirlo.
  • Evitar fumar en la casa donde habita el bebé, ya que el humo lo altera.
  • Abrigar al bebé lo suficiente que no sienta frío ni calor.
  • Cuidar que el bebé tenga el área donde va la cabecita despejada, elimina almohadas, o cobijas cerca de la cara del bebé, para evitar el riesgo de asfixia.
  • Usar un colchón ortopédico o semi-ortopédico.
  • La habitación debe de tener una temperatura mínima de 20 C° y máxima 24 C°
  • Mantener el ambiente con buena humedad para evitar la resequedad de la piel y la mucosa.
  • El agua para el baño debe de tener una temperatura ideal de 37C°

La Estimulación Para Bebés Recién Nacidos

El bebé necesita en sus primeros meses de vida, estímulo para activar sus cinco sentidos: oído, tacto, vista, olfato y gusto. Desde que tu bebé nace, se comunica y entiende, tu papel como madre y el amor y ternura que le brindes será fundamental en el crecimiento y desarrollo de tu bebé.

Existen técnicas educativas o de rehabilitación que son importantes desarrollar en el bebé recién nacido, de acuerdo a la etapa en la que se encuentre; habilidades básicas tales como el control o movimiento de la cabeza, la posición al sentarse, la coordinación manual y visual y la adaptación de sus sentidos al nuevo entorno

Y aunque naturalmente se da la estimulación temprana en el bebé, esta a veces no es suficiente para asegurar que el niño tenga un desarrollo adecuado de sus habilidades.

Por ello es importante formar parte dentro del proceso y desarrollo del infante en todos sus aspectos, ya que esto te permitirá en algunas oportunidades prevenir deficiencias y corregir desviaciones.

También es muy importante que sepas que las acciones de los padres  y sus actitudes afectivas con el niño, influirán positiva o negativamente en el desarrollo de diversas potencialidades del infante.

Algunas de las actividades para dar estimulación temprana a un bebé de 0 a 3 meses son las siguientes: Ejercicios relajantes.

Enrollar al bebé

Para este ejercicio la madre debe de sostener al bebé colocándole una mano en la nuca y la otra por los muslos, de esta forma se rueda al bebé sobre su cuerpo retomando la posición fetal, calmándolo.

Cogerlo en brazos

El bebé se debe de tomar con una sola mano, de forma que la cabeza quede en nuestro antebrazo y nuestra mano le aguante por las piernas, así nos queda la otra mano totalmente libre para acariciarlo.

Mecerle

Se realiza de dos maneras, la primera seria cargándole boca abajo en nuestros brazos y balancearlo, la otra es cargarlo pegado a nuestro pecho verticalmente, sosteniendo su cabeza y así mecernos con él.

Posturas básicas:

Acostado:

Ejercicio del abrazo o maniobra de la bufanda: El bebé recién nacido se acuesta boca arriba y se toma por los brazos por encima de las muñecas, se lleva el brazo hacia el hombro contrario casi tocando la oreja, al sentir resistencia o dificultad en el estiramiento, parar durante dos segundos, luego se realiza el mismo movimiento con el otro brazo, la distancia y elongación de ambos brazos debe de ser la misma, este ejercicio se pueden realizar de dos a tres series y varias veces al día.

El abrazo: En la misma posición que el anterior, se repite el mismo ejercicio pero ahora con los dos brazos al mismo tiempo, se toman ambos brazos del bebé por encima de la muñeca y se llevan hacia el lado contrario casi tocando las orejas, al sentir resistencia parar por dos segundos y volver a la posición inicial.

Abrir y cerrar piernas: Boca arriba, le tomas la rodillas y con movimiento suave abre y cierra sus piernitas hasta que notes resistencia, repetir el ejercicio.

Posturas opcionales:

Equilibrio: Coloca al bebé sentado sosteniéndole la cabecita con una mano, mientras le facilitas tu dedo al bebé para que coja con fuerza. Notarás que si desequilibras al pequeño hacia un lado o a hacia el otro su cabeza girará al lado contrario para equilibrarse.

Y así como éstas existen infinidades de ejercicios más que puedes practicar con tu bebé, para ayudarlo a tonificar sus músculos, además de afinar sus sentidos.

Los mejores consejos para un bebé recién nacido

 

El Desarrollo Del Lenguaje En Tu Bebé

El desarrollo del lenguaje en los bebés es un proceso extenso y muy complejo que tiene como principal función llegar a instaurar un medio de comunicación verbal, el cual se va a producir aproximadamente en los primeros 6 años de vida.

La comunicación verbal es la herramienta que desarrolla el bebé desde su nacimiento y es la que le permite desde muy temprano trasmitir sus emociones, frustraciones y demás sentimientos.

A continuación describiremos como se da éste desarrollo en los primeros tres meses de vida del infante.

Lenguaje en Bebés de 1 mes

Durante esta etapa el bebé emite pequeños ruiditos, como gritos pero muy bajitos, tose y muy a menudo hipa, es decir, le da hipo; esto más adelante le ayudará para producir sonidos guturales, los cuales son realizados por el bebé con la garganta.

En este mes el principal lenguaje del bebé para comunicarse es el llanto; por medio de distintos tipos de llanto expresan lo que sienten: cólicos, frío, hambre, sueño, etc.

Lenguaje en Bebés de 2 meses

A partir de este mes es cuando el pequeño empieza a utilizar señas lógicas para expresar sus distintas necesidades, así mismo, comienza a emplear los sonidos tales como “a”, “e” y “o” como vocalización de placer. Además en esta etapa ya comenzará a pronunciar los sonidos j, k y g.

El bebé además empezará a imitar movimientos de la boca, como abrirla, o sacar la lengua. A nivel de comprensión el bebé a esta edad ha hecho un avance significativo, responde a distintos sonidos, especialmente a la voz de mamá, al dejar lo que está haciendo por mirarla.

Presta atención a las voces, podemos notar esto porque realiza un cambio en sus ojos al intentar buscar a quien está hablando, y en su carita porque ya se sonríe, todo esto tratando de localizar la fuente del sonido.

Lenguaje en Bebés de 3 meses

Los avances finalizando el tercer trimestre son notorios cada día más. En esta etapa el pequeño comienza a emitir vocalizaciones abiertas de hasta 4 silabas tales como kakaka o gagaga.

A partir del tercer mes nuestro bebé recién nacido comienza a prestar atención real a una persona cuando ésta le habla, y es capaz además de realizar algún tipo de gesticulación al menos durante 1 minuto. Cuando se le habla, responde al mirar directamente a quien le habla; el bebé mira los labios de la persona, lo escucha y presta atención por un tiempo cada vez mayor con el pasar de los días.

Mantenerte informada de todo el proceso por el cual pasará tu bebé recién nacido a medida que crece te ayudará a mantenerte tranquila y segura, ya que podrás identificar cuando exista algún tipo de problema con tu bebé.

Cada mes que pasa tu bebé va desarrollando cada vez más potencialidades, él crecerá vertiginosamente y de un momento a otro ya no será el bebé recién nacido que alguna vez tuviste en brazos. Es momento de disfrutarlo, abrazarlo, mimarlo y sobre todo amarlo, pronto crecerá y aunque siga siendo tu bebé, ya no te necesitará tanto como ahora.

compartir